Eugène Varlin (1839-1871)

Eugène

(1839-1871)

V A R L I N

Nacido el 5 de octubre de 1839 en la aldea de Voisins, comuna de Claye-Souilly (Seine-et-Marne), fusilado en París el 28 de mayo de 1871, rue des Rosiers; soltero; obrero encuadernador; militante socialista; sindicalista; cooperativista; uno de los dirigentes de la Internacional en Francia; elegido miembro de la Comuna de París.

De familia de pequeños agricultores, Eugène tenía tres hermanos: Louis, Hippolyte y Clémence. Después de asistir a la escuela hasta los trece años, fue aprendiz en París con un colega de su tío, y luego con su propio tío, un encuadernador, en el 1er distrito. Permaneció allí durante dos años, y luego, de 1855 a 1859, para perfeccionar su aprendizaje, trabajó en seis talleres alrededor de Montmartre y en el barrio de Saint-Sulpice, 6to distrito. En 1859, fue contratado como capataz, rue de l’Échelle, 1er distrito. Durante el curso 1860-1861, asistió a las clases de la Asociación filotécnica, sección de la Sorbona, y se mostró muy estudioso, obteniendo dos premios y una distinción al final del año. En julio de 1862, Eugène Varlin se instala en su casa, calle Dauphine, VI distrito, y su hermano Louis, aprendiz de pintor, viene a vivir con él. Ambos comenzaron a aprender latín en 1864 bajo la dirección de un empleado de la prefectura del Sena, Jules Andrieu, futuro miembro de la Comuna, que «ejerció una gran influencia sobre sus alumnos» (Foulon, p. 22). Eugène trabajaba en casa, lo que le permitía seguir su propia educación al mismo tiempo que la del pueblo. Ya en 1857 había participado en la fundación de la Société civile des relieurs, una sociedad de ayuda mutua constituida oficialmente agrupando a patrones y obreros.

En 1862, Varlin fue miembro de la comisión encargada de preparar la designación de los delegados que representarían a los principales gremios obreros parisinos en la Exposición Universal de Londres. No fue él mismo a la capital inglesa, pero contribuyó al informe elaborado tras este viaje. En agosto de 1864, participó con Adolphe Clémence, A. Delacour y Nathalie Le Mel en la exitosa huelga de encuadernadores de tres semanas. A raíz de esta huelga, Varlin, que había trabajado mucho, recibió un reloj de plata de los encuadernadores. Al cuestionarse los beneficios concedidos, en 1865 se produjo una segunda huelga que fracasó. Excluido de la sociedad mixta de patrones y trabajadores, Varlin contribuyó entonces a crear la Société d’épargne et de crédit mutuel des ouvriers relieurs, de la que fue elegido presidente. Su amiga Clémence y, a petición de Varlin, una partidaria de la igualdad de género, algo poco frecuente en la época, incluso entre los trabajadores, Nathalie Le Mel, también formaban parte del consejo de administración de quince miembros.

El año anterior se había creado la Internacional. La primera oficina parisina se creó en enero de 1865, en el número 44 de la calle de Gravilliers, III distrito, Varlin se incorporó a ella y formó parte de la comisión de veinte miembros que la administraba y cuyos secretarios-corresponsales eran Tolain, Friburgo y Ch. Limousin; su tarjeta lleva el número 256. En febrero, firmó, con muchos otros internacionales, una declaración de carácter «obrerista». Colaboró con el primer periódico francés de la Internacional, la Tribune ouvrière, del 4 de junio al 9 de julio de 1865, que se convirtió, tras la prohibición, en la Presse ouvrière, del 13 de agosto, número único impreso en Bruselas. Del 25 al 29 de septiembre, asistió a la conferencia de la Internacional en Londres, junto con los tres secretarios-corresponsales de la oficina de París. Fue en esta ocasión cuando conoció a Karl Marx.

Del 3 al 8 de septiembre de 1866 se celebró en Ginebra el primer congreso de la AIT. Varlin era un delegado. Junto con su amigo Bourdon, grabador, estaba en minoría en la delegación parisina en dos puntos importantes: el trabajo de las mujeres y la educación de los niños. Varlin y Bourdon eran partidarios de mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres y no de la mujer en el hogar; concluían sobre el segundo punto «a la educación para la sociedad [y no para la familia], bajo la dirección de los padres, y obligatoria para todos los niños», pero también exigían, y «pase lo que pase, la libertad de enseñanza» (cf. Memorándum de los delegados franceses, en La Première Internationale, J. Freymond, t. 1, p. 98).

Después de este congreso, Varlin continuó siendo miembro del buró parisino y, habiendo sustituido a Ch. Limousin, firmó en lo sucesivo con Tolain y Friburgo como corresponsal de este buró.

Al año siguiente, Varlin fue elegido como uno de los cinco delegados de encuadernación de la exposición. Escribió el informe de la delegación, cuyo primer volumen apareció en 1868; el segundo, con un prefacio firmado por E.V. y V. Wynants, no se publicó hasta 1875. Varlin no asistió al segundo congreso de la Internacional que se celebró en septiembre de 1867 en Lausana. Como presidente del comité administrativo de la Sociedad de Encuadernadores, envió una carta al congreso en la que criticaba la insuficiente labor del secretario correspondiente para Francia del Consejo General -Eugène Dupont- y del propio Consejo General, que no había publicado el informe oficial del congreso de Ginebra, ni ejecutado las resoluciones del congreso relativas a la publicación de un boletín, los estatutos y el reglamento de la asociación, y que, por último, sólo había enviado el programa del congreso a las secciones un mes antes de su celebración.

Como cooperativista, Varlin fundó la cooperativa de consumo «La Ménagère» y, el 19 de enero de 1868, hizo aprobar los estatutos de una cooperativa restaurant, «La Marmite». También fue un activo corresponsal del periódico lanzado en 1865 por Jules Vinçard, La Mutualité. Journal du Travail et des sociétés coopératives (15 de noviembre de 1865-15 de noviembre de 1866), que sigue siendo una de las mejores fuentes para la historia del asociacionismo obrero en París y provincias. En particular, brindó un informe del congreso de Ginebra de la AIT.

En este año 1868 se inició el proceso contra la Internacional. El 30 de diciembre de 1867, se realizaron registros en los domicilios de Chemalé, Héligon, Murat, Tolain y se emprendieron acciones legales contra los quince miembros que constituían la comisión de París. El 19 de febrero de 1868, estos quince miembros dimitieron e invitaron a la elección de una nueva comisión. Constituido el 8 de marzo, estaba compuesto por nueve miembros: Bourdon, Charbonneau, Combault, Granjon, Humbert, Landrin E., Benoît Malon, Mollin, Varlin; los tres secretarios correspondientes son: Landrin, Malon y Varlin, el tesorero, Granjon.

Este segundo buró parisino de la Internacional, compuesto en su totalidad por colectivistas mucho más decididos que el equipo anterior, preparó el tercer congreso de la AIT que debía celebrarse en Bruselas en septiembre. Foulon, que encontró las notas tomadas por Varlin en una de las reuniones preparatorias, señaló (op. cit., p. 80), a propósito del tiempo de trabajo: «Para que el obrero pueda educarse, para que desarrolle su inteligencia, es necesario reducir la jornada de trabajo a 8 horas y, con el progreso de las máquinas, el trabajo se hará tan bien como hoy.

La segunda comisión fue a su vez procesada y todos sus miembros condenados, el 22 de mayo, y en apelación el 24 de junio, a tres meses de prisión y a una multa de 100 francos, fijándose la duración de la coacción por cuerpos en treinta días. Varlin, y luego Combault habían presentado la defensa colectiva de los acusados. Varlin ingresó en la cárcel de Sainte-Pélagie el 6 de julio y, por lo tanto, no pudo participar en el congreso de Bruselas, pero él y sus amigos detenidos siguieron los procedimientos del mismo y, el 17 de septiembre, protestaron, con la excepción de Bourdon y Charbonneau, contra la invitación del congreso a la Liga de la Paz y la Libertad para disolverse y fusionarse con la Internacional. Y añadieron: «El derecho a creerse la única expresión de las aspiraciones de una época no puede pertenecer a ninguna asociación aislada». Cluseret, detenido en ese momento por delitos de prensa, se había unido a los manifestantes.

De Varlin en esa época, tenemos el retrato que nos dejó Cluseret (citado por Foulon, p. 93).

«Era alto, delgado, tenía el pelo negro y gris […]. Su frente, sin ser extremadamente desarrollada, estaba admirablemente dibujada y proporcionada; pero el triunfo de Varlin estaba en sus ojos. En mi vida he visto dos ojos así. No eran muy grandes, pero brillaban con tal fuego que inmediatamente llamaron la atención, que pronto fue sustituida por la estima y el afecto. Esos dos ojitos negros, tan vivos, irradiaban tanta bondad, eran tan honestos y tan inteligentes que te penetraban y despertaban los mismos sentimientos que reflejaban.

Cuando Varlin y sus compañeros salieron de la cárcel en octubre de 1868, todo tuvo que rehacerse. La Internacional ya no existía como organización estructurada. Era necesario reagrupar a los militantes, reanudar el contacto con los corresponsales provinciales. Esto fue lo que hizo Varlin de forma prioritaria y con creciente éxito. Dos factores le ayudaron en esta empresa: los vínculos ya establecidos por las Internacionales con los representantes de los gremios obreros en el seno de la Comisión Obrera de 1867, y los importantes movimientos huelguísticos que se produjeron en casi toda Francia y en el extranjero, que pusieron de manifiesto la necesidad de una organización poderosa que impulsara la solidaridad. El año 1869 estuvo lleno de huelgas, a menudo muy largas: las de los floristas de lana de Vienne, las de los ovalistas de Lyon, las de los pinceles, las de los tejedores de lienzos, las de los doradores de madera, las de los ebanistas parisinos (sólo esta última huelga exigió la distribución de más de 50.000 francos de ayuda, una suma enorme para la época). Eugène Varlin se mostró como un devoto defensor de los huelguistas y acudió a la «Caisse du Sou» en busca de ayuda. Expresó su opinión en un artículo de Le Travail, el órgano de las asociaciones obreras que continuó el Commerce (6 de junio-26 de septiembre de 1869), que fue reproducido en L’Égalité el 20 de noviembre:

«Hoy, ante la implacabilidad que los poseedores del capital ponen en la defensa de sus privilegios, la huelga es sólo un círculo vicioso en el que nuestros esfuerzos parecen girar indefinidamente…

«¿Por qué, entonces, los obreros abnegados, activos e inteligentes dedican toda su energía, toda la influencia que pueden tener sobre sus compañeros, a continuar este movimiento que saben que no tiene solución? Es porque para ellos la cuestión previa a cualquier reforma social es la organización de las fuerzas revolucionarias del trabajo.»

Así, la huelga le pareció a Varlin, en su época, una escuela de lucha más que un medio para mejorar la condición de la clase obrera. El sindicalismo revolucionario retomaría esta idea…

El año 1869 fue también un año de elecciones. Y Varlin, que presentó, junto con otros diecinueve ciudadanos, miembros como él de la AIT, un programa de inspiración republicana y socialista durante las elecciones generales de mayo de 1869, tuvo así la oportunidad de aclarar su posición sobre el tema de las candidaturas obreras. «Espero -escribió a Aubry el 8 de enero de 1869- que pronto nos pongamos de acuerdo sobre este tema; que a pesar de los abstencionistas, de los rabiosos proudhonianos, entremos en la contienda electoral, en concurrencia con los republicanos burgueses de todos los matices, para afirmar la escisión del pueblo de la burguesía.

Y volvió a especificar, el 6 de agosto siguiente, dirigiéndose a los mismos corresponsales:

» … Me gustaría señalar una cosa más en su última carta. Parece creer que el medio en el que vivo está más preocupado por la revolución política que por la reforma social. Debo decirles que, para nosotros, la revolución política y las reformas sociales están vinculadas y no pueden ir una sin la otra. La revolución política por sí sola no sería nada; pero sentimos bien, por todas las circunstancias que enfrentamos, que nos será imposible organizar la revolución social mientras vivamos bajo un gobierno tan arbitrario como el que vivimos… «

El año 1869, año de huelgas, año de elecciones, fue también el año en que se celebró el 4º Congreso de la Internacional, el de Basilea, del 6 al 12 de septiembre. Varlin asistió como delegado de la sección de encuadernadores de París. Junto con Creuzot de Sotteville-lès-Rouen, Piéton de Elbeuf, Langlois y Murat de París, fue uno de los miembros franceses de la comisión encargada de estudiar la cuestión de la propiedad colectiva. Es partidario del cultivo y la explotación del suelo «por parte de las comunas de forma solidaria», mientras que los otros cuatro consideran que «la sociedad debe conceder la ocupación de la tierra bien a agricultores individuales o, preferentemente, a asociaciones agrícolas que paguen el alquiler a la colectividad». Se abstuvieron en la votación del pleno y Varlin votó a favor de la propiedad colectiva de la tierra (54 votos a favor, 4 en contra y 13 abstenciones).
Informó sobre el congreso en el Commerce del 19 de septiembre e insistió en particular en la importancia de las cámaras sindicales:

«Las Sociedades Corporativas (Resistencia, Solidaridad, Sindicato) merecen sobre todo nuestro aliento y simpatía, pues son ellas las que forman los elementos naturales del edificio social del futuro; son ellas las que podrán transformarse fácilmente en asociaciones de productores; son ellas las que podrán poner en práctica las herramientas sociales y organizar la producción.»

El primer número de La Marseillaise apareció el 19 de diciembre y Varlin se alegró de que J.-B. Millière mantuviera la línea socialista, «la afirmada por la casi unanimidad de los delegados de la Internacional en el Congreso de Basilea, es decir, el socialismo colectivista o el comunismo no autoritario» (Troisième procès, p. 34).

Detenido el 13 de febrero de 1870, Varlin fue liberado el día 27 sin ser interrogado. El 7 de marzo fue designado para representar a las secciones parisinas en la gran asamblea que presidió en Lyon el 13 de marzo y en la que se constituyó la Federación lyonesa de la Internacional. A continuación, se dirigió a Le Creusot y Lille, donde formó secciones. El 19 de abril preside la asamblea general de las secciones parisinas, donde se discuten y aprueban los estatutos de la Federación parisina. A finales de ese mes se produjo una oleada de detenciones en París y provincias. Varlin adoptó el nombre de Henri Barfeld y se fue a Bélgica (Bruselas, luego Amberes). Implicado en el tercer proceso de la Internacional, fue acusado de haber «formado parte de una sociedad secreta» y condenado, el 8 de julio, con Combault, Héligon, Johannard, Malon, Murat y Pindy, a un año de prisión, una multa de 100 francos y un año de privación de los derechos cívicos, fijándose la duración de la restricción física en cuatro meses. Otros veintisiete acusados del mismo delito, pero considerados como simples miembros y ya no como dirigentes de la asociación, fueron condenados a dos meses de prisión y a una multa de 25 francos, fijándose la duración de la restricción en cuatro meses. Fueron: Allard, Ansel, Avrial, Bertin, Boyer, Carle, Casse G., Chalain, Cirode, Collot, Colmia dit Franquin, Delacour, Durand, Duval, Fournaise, Frankel, Giot, Langevin, Leblanc, Malzieux, Mangold, Pagnerre, Passedouet, Robin, Rocher, Sabourdy, Theiaz.

Cuatro acusados: Assi, Dugauquié, Flahaut y Landeck, fueron apartados del proceso, sin multa ni costas.

De regreso a Francia al día siguiente de la proclamación de la República, Varlin se alista y se convierte en comandante del 193º batallón de la Guardia Nacional. A partir de septiembre de 1870, perteneció al Comité Central provisional de los veinte distritos de París con Chouteau, Haan, Hamet, Privé, Robillard y Spoetler, miembros de la Internacional, a excepción de Privé y Robillard de los que carecemos de información. En aquella época, la Chambre syndicale des ouvriers relieurs (Sindicato de Encuadernadores), dirigida por Delacour y Varlin, era una sección de la Internacional. El pensamiento de Varlin en esta época -que es similar al discurso de la Internacional del 9 de septiembre de 1870 que escribió Marx- lo conocemos por una circular a las Internacionales provinciales que firmó con Malon y Bachruch en nombre del consejo federal parisino de la Internacional, circular que puede fecharse en los primeros tiempos de la República:

«Por todos los medios posibles, contribuiremos a la Defensa Nacional, que es lo capital del momento. Desde la proclamación de la República, la terrible guerra actual ha adquirido otro significado; ahora es el duelo a muerte entre el monarquismo feudal y la democracia republicana. París asediada por el rey de Prusia es la civilización, es la revolución en peligro. Queremos defender París a ultranza […].

«Nuestra propia revolución aún no está completa, y la haremos cuando, liberados de la invasión, sentemos las bases de la sociedad igualitaria que queremos». (Citado por J. Rougerie, Le Mouvement social, n° 37, octubre-diciembre de 1961, pp. 7-8).

Destituido de su rango de comandante tras la fallida manifestación del 8 de octubre, Varlin, instalado en la calle Lacroix del XVII distrito, ayuda a Malon, teniente de alcalde, a asegurar el abastecimiento del distrito. Formaba parte de los 43 socialistas revolucionarios presentados a las elecciones del 8 de febrero por la Internacional, la Cámara Federal de Sociedades Obreras y la Delegación de los veinte distritos de París. No fue elegido. En la reunión del Consejo Federal de la Internacional del 22 de febrero, forma parte de la comisión encargada de redactar los nuevos estatutos (con él: Babick, Deliot, Frankel, Lacord, Pindy, Rochat, Theisz). El 1° de marzo fue nombrado, junto con Goullé, secretario para Francia de este consejo, mientras que Frankel y Theisz asumieron las mismas funciones para el extranjero.

El 18 de marzo de 1871, Varlin ocupó, con Bergeret, el estado mayor de la plaza Vendôme. Los días siguientes, participó con Jourde en las vanas discusiones entre el Comité Central de la Guardia Nacional al que pertenecía y los alcaldes de París.

Los distritos XVII, XII y VI lo designaron el 26 de marzo para representarlos en la Comuna (primer elegido en el XVII con 9.356 votos de 11.394 votantes; primer elegido en el XII con 9.843 votos de 11.329 votantes; quinto y último elegido en el VI con 3.602 votos de 9.499 votantes). Varlin eligió el VI distrito. Fue elegido el 29 de marzo para la comisión de finanzas e intervino con Jourde en la Banque de France. El 21 de abril pasó a las Subsistencias, y finalmente a la Intendencia (5 de mayo). El 2 de mayo fue nombrado director general de manutención y suministros militares con plenos poderes. El 15 de mayo, firmó la declaración de la minoría: «La Comuna de París ha abdicado de su poder en manos de una dictadura a la que ha dado el nombre de Salvación Pública.»

Durante la «Semana sangrienta», del 21 al 28 de mayo, Eugène Varlin permaneció al servicio de la Comuna. Después de haber dirigido la defensa del VI distrito: las barricadas de la calle de Rennes el 22 de mayo, de la Croix-Rouge el 23, del Panthéon la mañana del 24, comandó alrededor del ayuntamiento del XI distrito la tarde del mismo día. El 26, con Camélinat y algunos otros, trató de oponerse a la masacre de los rehenes, en XX distrito. El 27, hacia el mediodía, seguía luchando en la barricada de la rue de la Fontaine-au-Roi y, por la tarde, en la de la rue Ramponneau, no lejos de Père-Lachaise.

El domingo 28, hacia las tres de la tarde, desplomado en un banco de la calle Lafayette, cerca de la plaza Cadet, distrito IX, fue reconocido y denunciado. El teniente Sicre lo detuvo y, a través de las calles Rochechouart, Clignancourt y Ramey, lo condujo a la calle Rosiers -hoy Chevalier-de-la-Barre- al cuartel general del general Lavaucoupet. Varlin declaró su identidad, pero se negó a hacer ninguna declaración. Una multitud vociferante, que lo había atizado con insultos y golpes durante su traslado, esperaba a su víctima, que estaba apoyada en una pared. A los gritos de : «¡Viva la República! ¡Viva la Comuna!» Eugène Varlin murió como había vivido, «soberbio en su valor» (testimonio del general Percin que presenció la escena).

En ausencia, el 4º Consejo de Guerra condenó a muerte a Varlin el 30 de noviembre de 1872. Hasta 1878 no se declaró «nula» esta sentencia en rebeldía, que impedía cualquier liquidación del patrimonio familiar de los Varlin.

En un informe a su coronel, el teniente Sicre había declarado: «Entre los objetos que se le encontraron [a Varlin] estaban: una cartera con su nombre, un monedero con 284 francos 15, una navaja, un reloj de plata y la tarjeta de visita del nombre «Tridon».

Sicre se apropió del reloj -regalo de los encuadernadores en 1864-, lo que provocó las protestas de los amigos de Varlin durante mucho tiempo. Estas protestas eran todavía evidentes en 1878, ya que un reporte de un informador, mencionaba, el 24 de enero, el «bonito escándalo» que podría producirse. Y añadió: «El teniente en cuestión está de guarnición en Soissons». «¡Este soldado estaría mucho mejor en la infantería de marina de guarnición en Cochinchina o Nueva Caledonia!

Con la excepción de Delion, que lo veía como «un mal encuadernador, tan inteligente como perezoso, tan ambicioso como inquieto», se puede decir que Varlin ha sido celebrado como un modelo por todos los que han escrito sobre él. Sin caer en la hagiografía, digamos con Adolphe Clémence que es «una de las glorias del proletariado francés».

Jean Maitron – Michel Cordillot

Le Maitron

Bibliografía

1885 – Eugene Faillet, Biographie de Varlin. París.

1913 – La Vie Ouvrière, 5 de mayo. Número especial consagrado a E. Varlin.

1926 – Maurice Dommanget. Eugène Varlin. L’école émancipée.

1934 – Maurice Foulon, Eugène Varlin: relieur et membre de la Commune. París, Clermont-Ferrand.

1975 – Jean Bruhat. Eugène Varlin: Militant ouvrier, révolutionnaire et communard. París.

1977 – Eugène Varlin – Paule Lejeune, ed. Pratique militante & écrits d’un ouvrier communard. París, Maspero.

1991 – Michel Cordillot. Eugène Varlin: Chronique d’un espoir assassiné. París, Editions de l’Atelier.

1992 – Michel Cordillot. “À propos d’une lettre d’Eugène Varlin aux relieurs”, Cahiers d’histoire de l’IRM n° 49.

1993 – Eugène Varlin, en Itinéraire n° 11. París, 1er semestre.

2016 – Michel Cordillot. Eugène Varlin, internationaliste et communard. Paris, Spartacus.

2019 – Michèle Audin, ed. Eugène Varlin, ouvrier relieur (1839-1871). Montreuil, Libertalia.

2019 – Jacques Rougerie. Eugène Varlin: Aux origines du mouvement ouvrier. París, Éditions du Détour.