Cuarto congreso de la F.O.A. (1904)

CUARTO CONGRESO – JULIO – AGOSTO 1904 [1]

Trabajo nocturno:

“El 4° Congreso ratifica lo resuelto por el 2° respecto al gremio de panaderos. En cuanto a los demás gremios se recomienda una activa propaganda a fin de impedir el trabajo nocturno a los menores de 14 años, como también a todos los gremios cuyos servicios no sean indispensables a la necesidad pública”.

Trabajo a destajo:

“El 4° Congreso recomienda desterrar en absoluto en campos, fábricas y talleres el trabajo a destajo, porque entiende que esta forma de trabajo es perjudicial tanto a los que lo ejecutan como a los demás trabajadores; para estos por ser arrojados al paro forzoso al faltarles en qué emplear sus brazos y para aquellos porque impulsados por el egoísmo, realizan doble labor de la que sus energías físicas le permiten, acelerando su muerte y contribuyendo a la degeneración y deformación de la raza humana”.

Horario de trabajo:

“El horario máximo deberá ser de 8 horas”.

Descanso dominical:

“El 4° Congreso reconoce la conveniencia que habría en que los gremios conquistaran esta mejora y la Federación apoyará a los gremios que lo intenten, siempre que no afecten ningún servicio de necesidad social”.

Accidentes de trabajo:

“El 4° Congreso aconseja a las sociedades gremiales, procuren la contratación anticipada con el patrón o contratista, responsabilizándolos de los accidentes que ocurran”.

Malos tratamientos en los hospitales y colegios:

“El 4° Congreso de la F.O.A. considerando que todos los hospitales y colegios están monopolizados por los parciales del capital, y que los primeros se basan en una vergonzosa especulación capitalista y los segundos no tienen más efectos que desviar el progreso intelectual, este congreso declara que por lo que respecta a los hospitales para combatirlos se propague la solidaridad de todos a fin de evitar tengamos que recurrir a asilos del Estado, y lo que respecta a los colegios se procure la constitución de escuelas obreras sostenidas por las sociedades de resistencia. Al mismo tiempo recomienda a todos los obreros hagan público por todos los medios todo hecho relacionado con dichos abusos”.

Boicot y a los vigilantes:

“Considerando el cuerpo de policía un baluarte de defensa de la prepotencia capitalista y que su principal objeto es detener el avance emancipador de los obreros; considerando que sus oponentes son hermanos de miseria y que sólo por ignorancia se prestan a ser instrumentos de los maquiavelismos del Estado, este congreso acuerda se haga una activa propaganda en el hogar de los mismos, con folletos o individualmente a fin de hacerles conciencia y hacerles desertar de las filas mercenarias que los esclaviza en aras del capitalismo”.[2]

Actitud de la Federación ante un conflicto político:

“La F.O.A. debe abstenerse de tomar parte de los conflictos políticos armados, hasta tanto pueda realizar por su cuenta un movimiento reivindicador que devuelva a los trabajadores el usufructo íntegro de su libertad económica, base de toda libertad”.[3]

Ley de Residencia:

“El 4° Congreso declara: que para combatir la ley de residencia es necesario hacer una intensa agitación tanto en la República como en el exterior por medio de periódicos y conferencias públicas, considerando necesaria una gira por los países europeos que más corriente inmigratoria tienen con éste, para dar a conocer a los trabajadores europeos la infame situación que les crea esta ley; recomendando también a todos los trabajadores que hagan conocer a sus familias radicadas en Europa, los abusos que la policía comete al amparo de esta ley”.

Ley Nacional del Trabajo:

“Considerando que el proyecto de Ley del Trabajo, en particular los artículos 6, 7, 14, 16, 17 incisos 1 y 2, art. 28, 46, incisos 1, 2, 3 y 4, artículo 52, incisos 1, 2 y 3, artículo 385, inciso 1, artículo 389, incisos 1, 2, 3 y 4, artículo 408, incisos 1, 2, 3, 4 y 5, artículos 409, 410, 411, 462, etc., son un atentado sin precedente a todas las libertades colectivas e individuales, el congreso declara: 1°) Que el proyecto de Ley Nacional del Trabajo sólo favorecerá a los capitalistas, por cuanto ellos podrán eludir las responsabilidades que se les asignan y los obreros tendrán que cumplirlas fielmente. 2°) Porque el proyecto de Ley del Trabajo es un descarado ardid tendido a los trabajadores para destruir su actual organización y procesar y encarcelar más fácilmente a los obreros conscientes. 3°) Que no estando de ningún modo dispuestos a dejarnos arrebatar nuestros más elementales derechos, haremos una agitación en toda la República para combatir la Ley Nacional, llegando si es necesario a la huelga general”. [4]

Medios de mejorar el costo de vida:

“Se declara que todos los temas a discutirse tienden a ese fin, y como complemento de los acuerdos del anterior congreso, se recomienda una activa propaganda para conseguir la rebaja de los alquileres, llegando si es necesario a una huelga general de inquilinos”.

Propaganda anti-militarista:

“Se protesta contra el militarismo y se adhiere al congreso antimilitarista que se realiza en Europa”. Además: “Considerando que el militarismo es el azote de la clase trabajadora y el defensor del capital, y causa por supuesto de todo fracaso de las huelgas, las sociedades presentes hacen moción para que del seno de este congreso surja una comisión que se ponga en comunicación y forme un acuerdo con todas las ligas antimilitaristas del mundo para provocar un desbande general de las filas del militarismo de todo el orbe en beneficio de la clase trabajadora y que esta comisión haga extensiva dicha propaganda en el seno de todas las sociedades, centros obreros y de toda institución liberal, y al mismo tiempo procurar todos los medios posibles a aquellos soldados que quieren desertar de las filas del militarismo y recomendarlos a las ligas antimilitaristas, federaciones obreras de resistencia de todos los países y que esa comisión para llevar a cabo esa propaganda se sirva de El manual del soldado, redactado por la Bolsa de Trabajo de París”. “También se resolvió crear un fondo que se llamaría “Fondo del Soldado”, destinado a facilitar la fuga a los desertores y también para socorrer a todo aquel que sea víctima dentro de su regimiento por causa de la propaganda antimilitarista. Se llevaría a cabo igualmente la redacción de dos folletos en forma de novela (…) con portada llamativa y texto que combata el militarismo y demuestre a los soldados su panel de autómatas y el rol que desempeñan contra la clase trabajadora, convenciéndolos de que después de concluido el servicio militar han de ser trabajadores ellos también y exhortándoles a que no hagan fuego contra el pueblo en los conflictos del trabajo contra el capital”.

Abolición de las banderas y bailes en las sociedades de resistencia:

“Se deja a criterio de las sociedades”.

Medios de lucha: Huelga General:

“El Congreso recomienda que las huelgas parciales sean lo más revolucionarias posible para que sirva de educación revolucionaria y de prólogo para una Huelga General que puede ser motivada por un hecho que conmueva a la clase trabajadora y que la F.O.A. debe apoyar”. [5]

Táctica de resistencia: “El Congreso declara que la resistencia consiste en la más amplia concepción revolucionaria de los trabajadores, para hacerse respetar contra los avances de la prepotencia capitalista prescindiendo por completo de la ayuda pecuniaria”. [5]

Sobre carros y tráfico: “El Congreso reconoce que los carros y el tráfico en general son un elemento necesario para los futuros movimientos reivindicadores y por tanto recomienda a la clase trabajadora que propague a los obreros que forman en dichos gremios los principios de la asociación”.

Diario Obrero:

“El Congreso reconoce la necesidad de tener un diario obrero que defienda a la clase trabajadora y dé al pueblo diariamente la reseña de todo el movimiento de la República, pero existiendo un diario obrero, que se nombre una comisión que se apersone a la redacción de La Protesta y procure que esta se encargue de publicar todo el movimiento, en cuyo caso se le prestará el apoyo de la Federación, más si no se pudiera llegar a un acuerdo, que la comisión informe al Comité Federal o a la Comisión Administrativa para que resuelva lo que debe hacerse”. [6]

Incremento de la maquinaria:

“El Congreso reconoce como factor eficiente del progreso y bienestar humanos el colosal desarrollo de la mecánica, pero recomienda a la clase trabajadora el estudio y la organización de sus fuerzas, para llegar en plazo breve a la expropiación de todos los instrumentos de producción, los cuales, acaparados hoy por el capitalismo, son causa de la miseria reinante pero entregados a los gremios y a los hombres productores serán el más grande auxiliar del hombre, y los creadores de la gran riqueza social”.

Moralización y emancipación de la mujer:

“El 4° Congreso declara que para combatir la prostitución sería necesario extirpar sus raíces profundamente arraigadas en la presente sociedad y para ello sería indispensable concluir con la misma, pero comprendiendo que para ir disminuyendo el mal es preciso que se eleve la intelectualidad femenina, siendo imposible encontrar otro remedio, y esta elevación intelectual sería la senda marcada que nos conducirá a su completa desaparición conjuntamente con las desigualdades sociales, base de la prostitución”. “Se resuelve una activa propaganda para organizar a la mujer, a la vez que la fundación de escuelas libres, donde pueda educarse emancipada de los prejuicios religiosos y sociales”. [7]

Intromisión de los poderes públicos en los conflictos entre el Capital y el Trabajo:

“La intromisión de los poderes públicos en los conflictos entre el capital y el trabajo constituye un atentado a la libertad social e individual, por lo que hacemos votos para que los trabajadores se coloquen lo más pronto posible en condiciones de hacer respetar su libertad, violada por las autoridades en su descarada intervención en favor del capitalismo”. [8]

Bibliotecas sociales:

“El congreso aconseja a las sociedades la fundación de estas Bibliotecas, donde todos los asociados puedan adquirir los conocimientos que la burguesía y el Estado nos niegan, debiendo emplearse con preferencia los fondos sociales en escuelas libres, periódicos, libros, folletos, etc., para mayor ilustración de la clase trabajadora”.

Actitud que debe asumirse con los obreros perniciosos a la Asociación:

“Existiendo en la República varias sociedades fundadas con el propósito de combatir las sociedades de resistencia, se da un voto de censura a todas en general, y en particular, a la de cocheros de Buenos Aires (patrones), estibadores argentinos (del padre Grotte), estibadores de Rosario (la vieja) y panaderos del Rosario (la nueva)”. [9]

Contrato entre el Capital y el Trabajo:

“Se acuerda que las sociedades son libres de contratar con el capital, siempre que se mejoren las condiciones del trabajador, y no se trate de adquirir la personería jurídica”.

Recursos para la Comisión de Patrocinio:

“Como algunos delegados proponen que desaparezca esta comisión y otros la defienden, se acuerda que continúe en la forma que actualmente está, hasta tanto se organicen las Federaciones Locales”.

Reforma de la actual organización obrera:

“Es presentado un proyecto transformando radicalmente la actual organización” [El Pacto de Solidaridad y el sistema de organización de la F.O.R.A.].

Reforma o anulación de los estatutos:

“Fueron anulados, sustituyéndose por un Pacto de Solidaridad”.

“Se acuerda también adherirnos al acuerdo del último Congreso de Sevilla, para celebrar a la mayor brevedad posible un Congreso Internacional, para echar las bases de una gran Confederación Universal. Al efecto se entrará inmediatamente en relaciones con todas las Federaciones similares del mundo, para llevar a la práctica aquel grandioso pensamiento”.

Bolsa de Trabajo:

“Se recomienda al Consejo Federal, Federaciones Comarcales y locales y sociedades la cumplimentación del acuerdo del anterior congreso”.

Organización de los trabajadores del campo:

“Se recomienda al Consejo Federal una serie de giras de propaganda por los centros agrícolas y ganaderos.

Cambio de nombre de la central:

“Se resuelve que la Federación Obrera Argentina se llame en adelante Federación Obrera Regional Argentina. Al fundar el cambio de nombre se hace presente que nosotros no debemos aceptar la división política del territorio, considerando que una nación es una región, una provincia: comarca y una ciudad: localidad”.

Declaraciones de clausura:

“El 4° Congreso de la F.O.R.A. al clausurar sus sesiones, declara que no puede olvidar a los compañeros que padecen en las cárceles la tiranía gubernamental y dedica a los presos un cariñoso saludo, proponiéndose los delegados llevar al seno de sus respectivas sociedades la decisión adoptada de trabajar por los medios más prácticos hasta conseguir su excarcelación; además saluda al proletariado universal y hace votos por su pronta emancipación”.

_________________

[1] Fuentes: F.O.R.A., op. cit., pp. 10-14; “IV Congreso de la F.O.A.”, in: La Organización Obrera (35), 25 de agosto de 1904; “IV Congreso de la F.O.A.”, in: La Protesta (362), 2 de agosto de 1904; (363), 3 de agosto de 1904; (364), 4 de agosto; (365), 5 de agosto; Oved, op. cit., pp. 356-363; Marotta, op. cit., pp. 173-179; Santillán, op. cit., pp. 111-120; Oddone, op. cit., pp. 142-146.

[2] Esta es la redacción que aparece en la F.O.R.A., op. cit., p. 12. En La Organización Obrera, la redacción del punto varía (es la versión retomada por Oved): “El Congreso reconoce que sólo por ignorancia pueden prestarse los hombres a ser enemigos entre sí, por lo que se acuerda una activa propaganda, a fin de que los vigilantes dejen de ser nuestros enemigos, y arrojen al fango la odiosa librea, símbolo de la desigualdad social y de la esclavitud de los pueblos”.

[3] Igual situación que en el caso anterior. La versión publicada en La Organización Obrera dice: “Se resuelve abstenerse de toda participación en asuntos políticos, hasta tanto la clase trabajadora no se halle en condiciones de efectuar un movimiento revolucionario para conquistar su total emancipación económica y social”.

[4] Hemos reproducido aquí la versión aparecida en La Protesta (363), por parecernos la más completa. Las otras serían meros resúmenes de esta.

[5] Santillán, Marotta y Oved dan una versión que difiere en detalle del original: “El Congreso reconoce que las huelgas son escuelas de rebeldía y recomienda que las parciales se hagan lo más revolucionarias que sea posible para que…”.

[6] Hemos reproducido la versión de La Protesta (363). En La Organización Obrera se dice: “Se reconoce la necesidad de un diario obrero que defienda la clase trabajadora, pero existiendo ya uno, La Protesta, se recomienda a todas las sociedades le presten su apoyo moral y material, al efecto que tenga Vida próspera y sea útil a la clase trabajadora”. A su vez el folleto publicado por el Consejo Federal (Acuerdos, Resoluciones y Declaraciones, op. cit., p. 13) aparece una tercera versión que nos parece innecesario reproducir.

[7] Hemos yuxtapuesto las versiones publicadas en La Protesta y La Organización Obrera.

[8] Idem.

[9] Diferente es la resolución aparecida en La Protesta (364): «Según el informe del delegado de la Sociedad de Conductores de Vehículos resuelve: Censurar la conducta de la sociedad Conductores de Vehículos domiciliada en la calle Europa 2.778, por la conducta observada durante la huelga de cocheros de plaza, y por imponer, de acuerdo con la policía y la municipalidad, reglamentos denigrantes para los cocheros de plaza. Se censura así mismo a la nueva sociedad de panaderos del Rosario, fundada con el beneplácito de los patrones para combatir la vieja sociedad de resistencia y se hace extensiva a las demás sociedades análogas”. La otra versión pertenece a La Organización Obrera.

[*] Publicado en Edgardo Bilsky, La F.O.R.A y el movimiento obrero, Buenos Aires: CEAL, 1984, t. 2. pp. 204-210.

PACTO DE SOLIDARIDAD DE LA FEDERACION OBRERA REGIONAL ARGENTINA APROBADO EN EL IV CONGRESO DE LA FORA DEL 2 DE AGOSTO DE 1904*

Considerando:

Que el desenvolvimiento científico tiende, cada vez más, a economizar los esfuerzos del hombre para producir lo necesario a la satisfacción de sus necesidades; que esta misma abundancia de producción desaloja a los trabajadores del taller, de la mina, de la fábrica y del campo, convirtiéndolos en intermediarios y haciendo con este aumento de asalariados improductivos, cada vez más difícil su vida; que todo hombre requiere para su sustento cierto número de artículos indispensables y, por consiguiente, necesita dedicar una cantidad determinada de tiempo a esta producción, como lo proclama la justicia más elemental; que esta sociedad lleva en su seno el germen de su destrucción en el desequilibrio perenne entre las necesidades creadas por el progreso mismo y los medios de satisfacerlas, desequilibrio que produce las continuas rebeliones que en formas de huelgas presenciamos; que el descubrimiento de un nuevo instrumento de riqueza y la perfección del mismo lleva la miseria a miles de hogares, cuando la razón nos dice que a mayor facilidad de producción debiera corresponder un mejoramiento general de la vida de los pueblos; que este fenómeno contradictorio demuestra la viciosa constitución social presente; que esta constitución viciosa es causa de guerras intestinas, crímenes, degeneraciones, perturbando el concepto amplio que de la humanidad nos han dado los pensadores más modernos basándose en la observación y en la inducción científica de los fenómenos sociales; que esta transformación económica tiene que reflejarse también en todas las instituciones; que la evolución histórica se hace en el sentido de la libertad individual; que ésta es indispensable para que la libertad social sea un hecho; que esta libertad no se pierde sindicándose con los demás productores, antes bien se aumenta por la intensidad y extensión que adquiere la potencia del individuo; que el hombre es sociable y por consiguiente la libertad de cada uno no se limita por la de otro, según el concepto burgués, sino que la de cada uno se complementa con la de los demás; que las leyes codificadas e impositivas deben convertirse en constatación de leyes científicas vividas de hecho por los pueblos y gestadas y elaboradas cuando se haya verificado la transformación económica que destruya los antagonismos de clase que convierten hoy al hombre en lobo del hombre y funde un pueblo de productores libres para que al fin el siervo y el señor, el aristócrata y el plebeyo, el burgués y el proletario, el amo y el esclavo, que con sus diferencias han ensangrentado la historia, se abracen al fin, bajo la sola denominación de hermanos:

El IV Congreso de la Federación Obrera Argentina declara que esta debe dirigir sus esfuerzos todos a conseguir la completa emancipación del proletariado, creando sociedades de resistencia, federaciones de oficios afines, federaciones locales, consolidando la nacional para que así, procediendo de lo simple a lo compuesto, ampliando los horizontes estrechos en que hasta hoy han vivido los productores, dándole a éstos más pan, más pensamiento, más vida, podamos formar con los explotados de todas las naciones la gran confederación de todos los productores de la Tierra, así solidarizados podamos marchar firmes y decididos, a la conquista de la emancipación económica y social.

1) La organización de la clase obrera de la República en sociedades de oficio.

2) Constituir con estas sociedades obreras las federaciones de oficio y oficios similares.

3) Las localidades formarán federaciones locales; las provincias federaciones comarcales; las naciones, federaciones regionales; y el mundo entero, una federación internacional, con un centro de relaciones y oficina para cada federación mayor o menor, dentro de estas colectividades.

4) Lo mismo que la oficina central, que se nombre para los efectos de relación y de lucha, que los organismos que representan las federaciones de oficio y oficios similares, a la par que serán absolutamente autónomos en su vida interior y de relación, sus individuos no ejercerán autoridad alguna, y podrán ser sustituidas en todo tiempo por el voto de la mayoría de las sociedades federadas, reunidas en congreso, o por la voluntad de las sociedades federadas expresada por medio de sus respectivas federaciones locales y de oficio.

5) En toda localidad donde haya constituidas sociedades adheridas a la Federación Obrera Regional Argentina, ellas entre sí se podrán declarar en libre pacto local.

6) Sentados estos principios, base fundamental de nuestra organización, se procederá a la constitución de las federaciones locales, sobre las bases de las ya existentes.

7) La oficina de la Federación Obrera Regional Argentina, o sea el consejo federal, constará de nueve individuos, los cuales se repartirán los cargos en la forma que tengan por conveniente. Además formarán parte de la oficina central, o consejo federal, un delegado por cada federación local, los cuales tendrán el carácter de secretarios corresponsales, con voz y voto, y deberán entenderse directamente con el consejo federal.

8) Todas las sociedades que componen esta federación se comprometen a practicar, entre sí, la más completa solidaridad moral y material, haciendo todos los esfuerzos y sacrificios que las circunstancias exijan, a fin de que los trabajadores salgan siempre victoriosos en las luchas que provoque la burguesía y en las demandas del proletariado.

9) Para que la solidaridad sea eficaz en todas las luchas que emprendan las sociedades federadas, siempre que sea posible, deben consultar a sus respectivas federaciones, a fin de saber con exactitud los medios o recursos con que cuentan las sociedades que las forman.

10) La sociedad es libre y autónoma en el seno de la federación local; libre y autónoma en el seno de la federación de oficios o de oficios símiles; libre y autónoma en el seno de la federación comarcal, como libre y autónoma es en la federación regional.

11) Las sociedades, las federaciones locales, las federaciones de oficios o de oficios símiles, y las federaciones comarcales, en virtud de su autonomía, se administran a la manera y forma que crean más conveniente y tomarán y pondrán en práctica todos los acuerdos que consideren necesarios para conseguir el objeto que se propongan.

12) Como cada sociedad tiene el derecho de iniciativa en el seno de su federación respectiva, todos y cada uno de sus socios tienen el deber moral de proponer lo que crean conveniente, lo cual una vez aceptado por su respectiva federación deberá ésta ponerlo en conocimiento del consejo federal, para que éste a su vez lo ponga en conocimiento de todas las sociedades y federaciones adheridas, y lo lleven a la práctica todas las que lo acepten.

13) Los congresos sucesivos serán ordinarios y extraordinarios. Estos se celebrarán siempre que los convoquen la mayoría de las sociedades pactantes, representadas por sus federaciones respectivas, las cuales federaciones comunicarán su voluntad al consejo federal, para los efectos materiales de la convocatoria. Para los primeros se fijará la fecha en la sesión de cada congreso. En cuanto al lugar de reunión, lo fijará la mayoría de las sociedades pactantes, para lo cual serán consultadas por el consejo federal con dos meses de anticipación a la fecha acordada por el anterior congreso, si se trata de los ordinarios.

14) Los delegados podrán ostentar en los congresos, todas cuantas representaciones les sean conferidas por sociedades de resistencia constituidas en forma, pero sólo tendrán un voto cuando se trate de asuntos de carácter interno del congreso. Para los de carácter general tendrán tantos votos como representaciones.

15) Para ser admitido como delegado al congreso, será necesario que el representante acredite su condición de socio en alguna de las sociedades adheridas a este pacto, y no ejercer o haber ejercido cargo alguno político, entendiéndose por tales los de diputados, concejales, empleados superiores de la administración, etc.

16) Los acuerdos de este congreso que no sean revocados por la mayoría de las sociedades presentes, serán cumplidos por todas las federadas ahora, y las que en lo sucesivo se adhieran.

17) En cada congreso se determinará la localidad en que ha de residir el consejo federal, y la cuota que deberán abonar las sociedades adheridas, para la propaganda, organización y edición del periódico oficial.

18) Este pacto de solidaridad es reformable en todo tiempo por los congresos o por el voto de la mayoría de las sociedades federadas; pero la federación pactada es indisoluble mientras existan dos sociedades que mantengan este pacto.

ORGANIZACION

El congreso acordó el siguiente sistema de organización:

1) Que los trabajadores de cada localidad se organizarán en sociedades de resistencia y de oficio, constituyendo una sección de oficios varios para los que, por su escaso número, no puedan constituir sección.

2) Que todas las sociedades de una misma localidad se organizarán en federación local, con objeto de fomentar la propaganda y desarrollar la organización, dictaminando por medio del consejo local, formado los delegados de cada sociedad, respecto a todos los asuntos que interesen al trabajo.

3) Que las federaciones locales de cada provincia, constituyan la federación comarcal, y celebren sus congresos de la región, nombren el consejo comarcal que sea el intermediario entre las federaciones locales, desarrolle la propaganda, fomente la organización y comunique al consejo federal todo lo que se refiera al movimiento obrero, organización y aspiraciones.

4) Que las federaciones locales y comarcales constituyan la Federación Obrera Argentina, la que celebrará sus congresos nacionales, en los que los delegados de las sociedades y federaciones, resolverán todos los asuntos pertenecientes a la gran causa del trabajo, y nombrarán el consejo federal, que es el centro de correspondencia de toda la República, el intermediario entre todas las sociedades y federaciones, y la que sosteniendo continuas y solidarias relaciones con todos los organismos obreros de la nación, servirá de medio para que los obreros de este país puedan practicar la solidaridad con todos los trabajadores del mundo, a fin de conseguir su completa emancipación social.

5) Que las sociedades de un mismo oficio de las distintas localidades, constituyan la federación de oficio, y que las sociedades afines de una o varias localidades constituyan la unión de oficios símiles.

6) Nuestra organización, puramente económica, es distinta y opuesta a la de todos los partidos políticos burgueses y políticos obreros, puesto que así como ellos se organizan para la conquista del poder político, nosotros nos organizamos para que los estados políticos y jurídicos, actualmente existentes, queden reducidos a funciones puramente económicas, estableciéndose en su lugar una libre federación de libres asociaciones de productores libres.

* Fuente: La Organización Obrera, 25 de agosto de 1904.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.